lunes, 19 de julio de 2010

NEUROANTROPOLOGIA y COMPOSICIÓN QUIMICA DEL SER HUMANO

NEUROANTROPOLOGIA
Una visión diferente de la evolución del Hombre

Rodrigo Enríquez Meza, MD
Docente de la Facultad de Educación

Articulo publicado en BOLETIN DE INVESTIGACIONES DE LA FACULTAD DE EDUCACION No 15, IUCESMAG, JULIO DE 2007.


La Neuroantropología es la ciencia que se encarga del estudio de la evolución biológica del sistema nervioso desde la aparición de los antepasados del hombre hasta nuestros días. Su objeto central de estudio es el encéfalo (del griego encephale, dentro de la cabeza), que corresponde a la parte mas voluminosa del sistema nervioso, que se encuentra bien protegido por los huesos del cráneo en la cabeza y que se encarga de recibir información proveniente del interior y del exterior del cuerpo, analizarla y dar una respuesta acorde con esa información, además es el órgano que diferencia al ser humano de las otras especies porque le permite aprender, razonar, pensar, crear y desarrollarse en medio de la sociedad. Este órgano está informado de todas las partes del cuerpo humano y actúa sobre ellas porque es el centro coordinador de todo el cuerpo, esta coordinación la hace de forma inconciente como lo hace con las funciones que hacen posible la vida, (el latido del corazón, la respiración, el control de la temperatura, la digestión, la sudoración, entre otros) y también lo hace de forma conciente, (de acuerdo al momento social, a la capacidad de razonar y pensar).

Según los escritos sobre el origen y la evolución de los seres vivos se menciona que todos tenemos un mismo predecesor o unidad de origen, lo cual se apoya en la uniformidad en la composición química de las diferentes células, las cuales están compuestas por los mismos compuestos químicos (agua, proteínas, sales minerales, lípidos y carbohidratos), los cuales a su vez están formados por bioelementos (carbono, hidrogeno, oxigeno, nitrógeno, azufre, sodio, cloro, calcio y potasio entre muchos otros), estos elementos muy bien organizados originaron las primeras formas de vida que fueron los coacervados, estos eran unas estructuras compuestas por una membrana lipídica que contenía en su interior agua y diferentes compuestos químicos, podía crecer pero no reproducirse porque no tenía material genético, con el paso del tiempo en el interior de los coacervados aparecen los primeros indicios de lo que hoy corresponde a los genes y así se desarrollan en el mar primitivo unas estructuras similares a las actuales células que se llamaron eobiontos, estos ya estaban mas estructurados y por la presencia de un gen en su interior eran capaces de reproducirse. Con el paso de millones de años fueron evolucionando y generando la diversidad de especies que a través de la evolución originan las especies que existen en el momento.

De esa forma todos los seres vivos procedemos de un mismo origen y por ello es posible afirmar que el hombre proviene de los primates y comparte con ellos su origen, es el más afortunado de los seres vivientes y gracias al gran desarrollo de su cerebro se pudo colocar en la parte más alta de los seres vivos. Para llegar a esto fue muy importante el cambio en la deambulación de los primates, que al pasar de caminar sobre sus cuatro extremidades pasa a la bipedestación dejando libres los miembros superiores para que se desarrollaran y se especializaran para que posteriormente pudiera manipular instrumentos, herramientas y dominara el fuego, consiguiendo así lo que el hombre es el día de hoy. En ello tuvo mucho que ver la selección natural que permitió el desarrollo de los seres mejor dotados y con gran capacidad de adaptación a las condiciones del medio ambiente cambiante durante los diferentes periodos del planeta tierra.

Los Primates que habitaron la tierra hace 65 millones de años eran pequeños seres que vivían en los árboles y de los que descienden los seres humanos, los simios y los monos. Durante su desarrollo evolutivo ellos adquirieron ciertos rasgos especiales que le contribuirían de forma importante a la figura humana actual, entre estos rasgos se encuentra una mejor visión, las manos libres para sujetar firmemente objetos, un cerebro relativamente más grande y el surgimiento de la postura bípeda que culminó con la posibilidad de la locomoción bípeda en los homínidos, lo cual liberó cada vez más a las manos para poder manipular utensilios y así estimular el desarrollo cerebral.

Posterior a la aparición de los primates otros hallazgos demuestran que hace 6 a 7 millones de años en África habitaron los Homínidos, que han sido considerados predecesores de los seres humanos puesto que podían mantenerse erguidos y caminar en dos pies, tenían un cerebro relativamente grande en relación con el de. los monos, y su mano tenía un dedo pulgar desarrollado que les permitía manipular objetos lo cual les permitió el uso de herramientas, que es considerada una de las actividades fundamentales para el desarrollo del cerebro. A este grupo pertenecen el Australopithecus y el género Homo, que es en últimas del que se cree desciende el hombre actual.

El Australopithecus es el Homínido más antiguo, denominado por los paleontólogos como “Simio sudafricano”. Se estima que medía más de un metro de estatura, sus caderas, piernas y pies se parecían más a los de los seres humanos que a los de los simios, el cerebro se asemejaba al de estos animales y tenía un tamaño similar al del cerebro del gorila, la mandíbula era grande y el mentón hundido, caminaban erguidos y podían correr, sus largos brazos acababan en manos en las cuales se evidenciaban las yemas de los dedos totalmente planas, similares a las de los seres humanos. Se cree que estos seres eran carnívoros, pues a su alrededor se han encontrado huesos y cráneos que habían sido machacados para extraer el tuétano (medula ósea) y los sesos. Se cree que mientras el cerebro fue aun pequeño, el paso de la cría homínida por la pelvis de la madre fue sencillo, pero al ir aumentando el volumen craneano, la pelvis australopitecina vio reducida su eficiencia bípeda al costo de seguir ensanchándose. Al mismo tiempo el prolongadísimo tiempo de gestación se vio acortado para permitir al cerebro crecer fuera del útero, la cría nace prematura, aún siendo un feto, lo cual exige mayor inversión parental post-natal en el cuidado y la crianza del nuevo ser humano, de tal forma que se refuerza el lazo social gracias a la relación madre-hijo que tendrá sus implicaciones futuras en las relaciones sociales y en el surgimiento de la cultura.

Posterior al autrolopithecus se sabe de la existencia del Homo Habilis, del cual se ha documentado que habitó la tierra hace 2.5 millones de años, en África, Europa y Asia. Su capacidad craneana era de unos 680 centímetros cúbicos, su altura alcanzaba el metro y cincuenta y cinco centímetros, era robusto, ágil, caminaba erguido y tenía desarrollada la capacidad prensil de sus manos, sabía usar el fuego, pero no producirlo, se protegía en cuevas, vivía de recolectar semillas, raíces, frutos y ocasionalmente comía carne.

Después se sabe de la existencia del Homo Erectus, el cual habitó la tierra hace 1.5 millones de años y creen los científicos, que se propagó hacia el Norte del viejo continente, por Europa (hasta Francia) y Asia. Poseía mayor tamaño del cerebro que sus antecesores, era más alto y más delgado, capaz de moverse rápidamente en dos pies, tenía el dedo pulgar más separado de la mano, su capacidad craneana llegó a ser de 1.250 centímetros cúbicos, fabricó herramientas, como el hacha de mano en piedra, y aprendió a conservar el fuego, aunque no podía generarlo. Todo esto contribuyó a la liberación del cráneo que favoreció el aumento del volumen y la complejidad estructural del encéfalo, el adelanto del agujero magno, del mentón, y la elevación de las cuerdas vocales. Esta especie duró diez veces más tiempo de la que lleva sobre la tierra el ser humano moderno. Entre los Homo erectus que se han encontrado restos fósiles están el "Hombre de Java" (700 mil años) y el "Hombre de Pekín" (400 mil años).

Posteriormente se sabe de la existencia del Homo Sapiens neanderthalis, que existió hace unos 250 mil años, en el valle de Neander (Alemania). Su cerebro era de mayor tamaño y el cráneo distinto que el del Homo Erectus, su mentón estaba hundido y su constitución era muy gruesa. Esta especie se encontró desde Europa occidental y Marruecos hasta China, pasando por Irak e Irán. Los Neandertales estaban más capacitados y eran mentalmente más avanzados. Vivieron la última glaciación y se adaptaron a ella construyendo hogares escavados en el suelo o en las cavernas y manteniendo hogueras encendidas dentro de ellos. Los que vivían en las zonas del norte de Europa fueron cazadores y se especializaron en atrapar a los grandes mamíferos árticos como fueron el mamut y el rinoceronte lanudo, cuyos restos llevaban arrastrando hasta la entrada de sus cuevas, en donde los cortaban en pedazos. Se cubrían con pieles y disponían de mejores útiles de piedra que sus antepasados. Enterraban a sus muertos cuidadosamente, los aprovisionaban de utensilios y comida. Es posible que los enterramientos y los vestigios de rituales en los que aparecen animales señalen los inicios de la religión, lo cual hace pensar que creían en una especie de continuación de la vida después de la muerte. El hombre de Neanderthal desapareció bruscamente y su lugar fue ocupado por los hombres modernos, hace unos 35 mil años.

El Homo Sapiens Sapiens aparece hace 50 mil años en el Cercano Oriente y los Balcanes, ascendieron con el retroceso del hielo, atravesaron el estrecho de Bering y llegaron a América y Australia hace 25 mil años. Son considerados los seres humanos modernos y en ellos ya se distinguen los grupos raciales. En ellos el cerebro evoluciona por la presencia de un nuevo sistema de cuidados de las crías y la presencia de una vida social más compleja. El mayor desarrollo cognitivo del sistema nervioso, de la boca y de la dentición permitiendo la reducción dentaria y mejor funcionamiento del aparato masticador y del lenguaje.

Algunos autores aseguran que la forma del cuerpo, del cráneo y de los miembros, las propiedades específicamente humanas, la posición erguida, el volumen del cerebro y el lenguaje, son las consecuencias de la actividad predadora del hombre en el medio en que se desarrolló, para ello tuvo mucho que ver el sistema de vida de unos primates inteligentes, vigorosos, exploradores y capaces de formar sistemas sociales basados en la capacidad motora, las emociones y la inteligencia de sus miembros. El uso de los diferentes utensilios permite cambios en la alimentación de nuestros antepasados que dejaron de comer alimentos semiprocesados y comenzaron a comer alimentos cocinados al fuego, así mismo el uso de estos utensilios permitió la división del trabajo. Por otro lado la evolución del cerebro permitió el manejo de símbolos que origina el lenguaje, permite el paso del pensamiento innato a la flexibilidad adaptativa de la inteligencia abstracta y la conceptualización de que el pensar no es un suceso que ocurren en la cabeza, sino un tráfico de símbolos significativos de una experiencia. Para esta evolución del cerebro se cree que los genes que controlan el tamaño y la complejidad del cerebro han experimentado una evolución mucho más rápida en los seres humanos que en los primates no humanos y otros mamíferos. La evolución acelerada de estos genes en los humanos fue aparentemente impulsada por una selección natural fuerte desencadenada en los antepasados de los seres humanos por tener cerebros más grandes y más complejos que los de otros mamíferos.

El origen de nuestro maravilloso cerebro sé podría remontar en la tendencia creciente de la masa cerebral, creada por la necesidad de satisfacer las necesidades de los individuos. Los primeros fósiles de un animal con cerebro datan de unos 500 millones de años y corresponden a un pez sin mandíbulas, este cerebro corresponde a un patrón que va a seguir como modelo a lo largo de toda la evolución, desde los vertebrados inferiores (peces, anfibios, y reptiles), siguiendo por los vertebrados superiores (aves y mamíferos), y llegando al hombre. Este modelo está constituido por la medula espinal seguida del tronco encefálico, el diencéfalo y eventualmente la corteza cerebral. Seguido a esto se presenta la evolución al cerebro de los mamíferos, en los cuales nace la verdadera inteligencia, aparecen las diferentes respuestas ante los estímulos externos, se genera una nueva organización del cerebro, donde se recubre el tallo cerebral por la unión de la corteza cerebelosa anterior y posterior y un aumento de peso del cerebro del hombre en mas o menos 1 kilogramo en 2 a 3 millones de años.

El aumento progresivo del peso del cerebro de los seres humanos a través de la evolución es evidente según los reportes encontrados donde se ha podido determinar los siguientes valores:

Austrolopitecus Afarencis cerebro pesa 400 gr.
Austrolopitecus Africanus cerebro pesa 400 gr.
Homo Habilis cerebro pesa 700 a 750 gr.
Homo Erectus cerebro pesa 900 gr.
Homo Sapiens cerebro pesa 1400 a 1500 gr.

Este aumento de peso va de la mano del perfeccionamiento de las funciones intelectuales que ubican al hombre actual en el lugar más alto de la pirámide de los seres vivos, siendo capaz de dominar a las especies menores e interactuar con sus semejantes en las diferentes sociedades.


Bibliografía:

ROSENZWEIG, Mark; LEIMAN, Arnold y BREEDLOVE, S. Marc. Psicología biológica. 1 ed. Barcelona: Ariel Neurociencia, 2001. p. 181-256.





COMPOSICION QUIMICA DEL SER HUMANO,
Una Visión Diferente del Hombre


RODRIGO ENRIQUEZ MEZA, MD
Docente Facultad de Educación .

Publicado en REVISTA INSTITUCIONAL TIEMPOS NUEVOS No 12, IUCESMAG, AGOSTO DE 2005.
ACTUALIZADO EL 06 DE FEBRERO DE 2012

Durante mucho tiempo se ha tratado el tema del hombre por diferentes autores, quienes tienen su propio concepto de lo que él es. Ahora de una manera diferente se da a conocer otro punto de vista de lo que en realidad se compone el cuerpo humano, considerando al mismo como un ser perfecto nacido de la inspiración de un Ser Superior capaz de organizar todo lo existente sobre la tierra, y darle formas visibles y tangibles a un sin numero de procesos físicos y químicos que permiten el Don de la Vida a la criaturas que habitamos un espacio dentro de la superficie material del tercer planeta del sistema solar.

“Entonces, Yahvé formo al hombre con polvo de la tierra y soplo en sus narices aliento de vida, y existió el hombre con aliento y vida”.1


Desde entonces el hombre dejo de pertenecer a los seres inanimados para convertirse en un ser vivo junto con los otros animales y los vegetales porque cumplen con todas las características determinadas por la especie humana para ser considerados seres vivos, tales características implican: la organización (todos los seres vivos se originan de otros con iguales características), el crecimiento (hace referencia al aumento de tamaño, correspondiendo al incremento de la longitud y el peso durante la existencia), el desarrollo (indicado como el proceso de maduración del ser vivo a través del tiempo), el metabolismo (incluye todos los procesos químicos intracelulares para obtener la energía necesaria para los procesos que le dan vida a la célula), el equilibrio (tiene relación con que en el interior de cada ser vivo los procesos bioquímicos se realizan con el fin de obtener el mayor rendimiento con el mínimo gasto, conservando un estado de equilibrio preciso entre el interior y el exterior de cada organismo), el movimiento (es único en los seres vivos y no siempre implica desplazamiento, porque aunque el ser vivo no se desplace o cambie de posición en su interior se mueven las diferentes sustancias que hacen parte de él), la respuesta a estímulos (hace referencia a que cada ser vivo es capaz de responder a cambios físicos y químicos de su ambiente tanto interno como externo), la reproducción (tiene relación con el concepto que la vida solos puede provenir de otro ser vivo) y la evolución (todas los seres vivos pueden cambiar y adaptarse al medio ambiente en el que se encuentran con el fin de perpetuar su especie).


Además de pertenecer a los seres vivos el hombre hace parte del reino animal porque a el pertenecen los seres vivientes, dotados de movimientos locomotores y sensibilidad, se nutre, respira oxigeno y expulsa bióxido de carbono, nace crece se reproduce y muere.

Para el zoólogo, como para Shakespeare, el hombre es el arquetipo, el modelo de los animales, pero en términos más científicos, lo definiría como el ejemplar mas desarrollado del orden de los mamíferos llamados primates. Los mamíferos son animales de sangre caliente, que tienen respiración pulmonar y columna vertebral ósea, que paren sus crías y las amamantan. Los primates, que comprenden al hombre, los simios antropomorfos y los simios comunes, son los mamíferos dotados de cerebro más voluminoso, con uñas en vez de garras, y visión binocular. En este sentido las características que permiten al hombre triunfar sobre sus "primos" primates son la capacidad de mantenerse y caminar en posición erguida, el efectuar movimientos complicados con las manos y los dedos y, la más importante de todas, la de pensar y razonar a un nivel intelectual muy elevado.2

“El antropólogo podría añadir que el hombre y solamente él, ha sabido crear sistemas sociales, organizativos y sobre todo culturales que si por una parte le facultan para vivir y trabajar, de otra le permiten el descanso, el tiempo libre y el estudio”.3


La figura del cuerpo humano conocida por todos se conforma de una estructura física visible conocida como cuerpo, la cual se divide de una manera muy general en cabeza, tronco y extremidades, pero en realidad estas partes del cuerpo se componen de otras mas específicas que son las responsables de todos los procesos que diferencian a los seres vivos de los que no tienen vida, es así como se afirma que el cuerpo humano se compone de varios sistemas de órganos diferentes entre si, con estructuras y funciones independientes pero estrechamente relacionados con el fin de cumplir la misión de permitirle al hombre estar vivo.


Se entiende por sistema al conjunto o reunión de diferentes elementos, llamados órganos, que se unen con un fin especifico dentro de los seres vivos. De esta manera encontramos en el cuerpo humano el Sistema Circulatorio (responsable de llevar a todos los tejidos oxigeno y nutrientes necesarios para la vida; de igual forma es su responsabilidad recoger el dióxido de carbono y los productos finales del metabolismo celular para llevarlos a otros sistemas y ser expulsados del organismo o utilizados si fuesen productos útiles en la economía del mismo), el Sistema Nervioso (responsable de relacionar al cuerpo humano con su medio, recibe información del interior y del exterior del cuerpo, analiza la información y da una respuesta acorde a la información captada; regula a los otros sistemas y es el responsable de los procesos intelectuales que permiten que el hombre sea un ser superior dentro del reino animal), el Sistema Respiratorio (responsable del intercambio de oxigeno y dióxido de carbono entre el organismo y el medio ambiente; contribuye además a los procesos de la comunicación oral), El Sistema Digestivo (responsable de proporcionar al organismos los nutrientes necesarios para su subsistencia por medio de los procesos de ingestión, masticación, deglución, digestión y absorción de los alimentos, además eliminar algunas sustancias no útiles y no absorbidas), el Sistema Excretor (responsable de la expulsión de sustancias finales del proceso metabólico y de la regulación de sustancias para mantener el equilibrio interno del cuerpo humano), el Sistema Endocrino (responsable de la producción de sustancias proteicas y lipidicas que tienen directa relación con los procesos metabólicos responsables del buen funcionamiento del interior del organismo), el Sistema Reproductor (responsable de perpetuar la especie humana y de las características propias de cada genero), el Sistema Locomotor (conformado por los sistemas esquelético, articular y muscular, es responsable del desplazamiento y actividad motora del cuerpo humano, esta coordinado por el sistema nervioso y es el que ejecuta los movimientos visibles de los hombres), y el Sistema de tegumentos (conformado por la piel y sus anexos, crea una capa protectora para todo el cuerpo); cada uno de estos se organiza de una manera perfecta y se relaciona con los otros, cumpliendo una función única y especifica dentro del cuerpo, contribuyendo de esta manera a los otros sistemas para que el organismo funcione a la perfección.


Estos sistemas a su vez se componen de órganos, definidos como estructuras conformadas por varios tejidos, con predominio de uno de ellos que es el responsable de las características propias del órgano y que hace que ese órgano sea exclusivo y desempeñe una función diferente a la de otros. Tenemos como ejemplos de estos al Corazón (formado por tejido muscular estriado especializado unido a tejido conjuntivo y de revestimiento), el Cerebro (formado por tejido nervioso unido a tejidos de sostén y de revestimiento), los Pulmones (formados por tejido elástico especializado unido a tejidos de sostén y de revestimiento), el Estomago (formado por tejido de revestimiento, muscular y conjuntivo), los Riñones (formados por tejidos de revestimiento y de sostén), la Glándula Tiroides (formada por tejido glandular de revestimiento y tejidos de sostén), los Ovarios en la mujer (formada por tejido glandular de revestimiento y tejidos de sostén), los Testículos en el hombre (formada por tejido glandular de revestimiento y tejidos de sostén), los Músculos (formados por tejido muscular y tejido conjuntivo) y los huesos (formados por tejido óseo, de revestimiento y conjuntivo). Cada uno de estos se une con otros afines para formar los diferentes sistemas mencionados, y es así como se puede mencionar que el sistema circulatorio se compone del corazón que es la bomba que impulsa a la sangre a través de las arterias, arteriolas y capilares hasta todos los tejidos del cuerpo humano y que desde ahí vuelve por medio de las venulas y las venas al corazón para volver a comenzar su recorrido bajo un nuevo bombeo del corazón; de manera similar los otros sistemas mencionados se componen de diferente órganos para desempeñar las diferentes funciones vitales que les corresponden y para las cuales son específicos dentro del ser humano.


Al mencionar la palabra órgano se vislumbra el término tejidos, que son las estructuras que conforman los órganos y los cuales se forman por la reunión de varias células con características similares que cumplen una función específica. En el cuerpo humano se encuentran dos grandes grupos de tejidos de acuerdo a las características de las células que los conforman, un grupo se estructura por los tejidos con células poco diferenciadas y el otro grupos se compone de los tejidos con células muy diferenciadas; dentro de los que se conforman de células poco diferenciadas tenemos los tejidos que recubren superficies o de revestimiento (epitelios), los que producen secreciones (glandulares) y los sirven de sostén a otros tejidos y al cuerpo en general (conjuntivos, adiposo, mucoso, cartilaginoso y óseo); mientras que en los de células bien diferenciadas encontramos tejidos que cumplen funciones un poco mas especificas como lo son el tejido sanguíneo (la sangre, tejido en estado liquido viscoso que bajo el impuso cardiaco circula de manera unidireccional a través de los vasos sanguíneos a todos los tejidos del organismos cumpliendo funciones nutritivas, de transporte, depurativas y de defensa, entre otras), el tejido muscular (responsable del movimiento y del desplazamiento) y el tejido nervioso (responsable de las funciones racionales y la relación del hombre con su medio); todos estos están formados por células de diferentes forma y tamaños que son la estructura mas pequeña que hace parte del cuerpo humano.


La Célula es considerada como la unidad funcional y estructural de todo ser vivo, ya que se ha determinado que los seres vivos pueden conformarse desde una sola célula (organismos unicelulares) o varios billones de ellas como es el caso que del hombre (organismos pluricelulares). Entonces se podría afirmar como lo harían los biólogos que el hombre no es más que un gran numero de células diversificadas, reunidas de manera ordenada con el fin de cumplir funciones especificas para dar vida a un ser pluricelular único e irrepetible con características morfológicas similares con los de su especie.


“Cada una de los 100 billones o mas de células del ser humano es una estructura viva que puede sobrevivir indefinidamente y, en la mayoría de los casos, incluso reproducirse si los líquidos que la rodean le proporcionan los nutrientes apropiados”.4


Las células son la mínima unidad viva y han sido estudiadas en profundidad permitiendo que se determine que están formadas por varias partes, como lo son, una membrana que las individualiza, las delimita, contiene su material interno y las relaciona con el medio externo, una sustancia gelatinosa contenida en el interior de la membrana conocido actualmente como citoplasma y antiguamente como protoplasma, porque esta formado por cinco sustancias básicas (agua, proteínas, lípidos, carbohidratos y sales minerales), en este se realizan las reacciones bioquímicas intracelulares, se transportan las diferentes sustancias en el interior celular, y contiene los organelos intracelulares responsables de las diferentes funciones dentro de la célula, entre estos se pueden mencionar las mitocondrias (encargadas de la producción de energía por medio de la combustión de nutrientes con la presencia de oxigeno), el retículo endoplasmatico liso (encargado de la producción de lípidos o grasas), los ribosomas (fundamentales en la producción de proteínas), los lisosomas (encargados de la digestión celular), y el aparto de Golgi (responsable de la excreción celular). Así mismo encontramos que en el citoplasma se encuentra un centro regulador de las funciones celulares al cual se le ha denominado núcleo y es responsable de contener la información genética necesaria para la reproducción y regulación de las funciones celulares especificas.


”En el núcleo, situado en el centro de la célula, se encierra el secreto que da forma a la vida. En el se encuentran los minúsculos bastoncillos llamados <>, que contienen el ADN, sustancia vital que controla y planifica la actividad de la célula y que determina los diversos caracteres hereditarios”.5


Todas y cada una de estas partes están conformadas por agua, sales minerales y compuestos químicos que contiene átomos de carbono, llamados biocompuestos, ellos son las proteínas, los carbohidratos y los lípidos, distribuidos y organizados de manera precisa para permitir la vida celular, llegando así a la definición de hombre dada por algunos químicos que aseguran que el cuerpo humano es un conjunto de elementos (átomos) organizados en forma de moléculas complejas bien distribuidas para constituir las diferentes estructuras que hacen parte de las células.


Estudios realizados en el cuerpo humano han permitido establecer que en promedio el 60% al 70% del peso corporal del adulto esta conformado por agua y por ende si este porcentaje del peso del ser humano es agua y él esta formado de billones células en ellas debe encontrarse también un gran porcentaje de agua, es así como algunos autores mencionan que del 70% al 85% de la masa celular esta formada por agua, la cual es fundamental para las células porque transporta y contiene a otras sustancias, en ella ocurren reacciones químicas fundamentales, es disolvente universal, tiene función estructural porque le da el volumen y la forma a las células, tiene función termorreguladora porque controla el calor del organismo, y tiene función lubricante porque evita el desgaste de los sitios de rozamiento de las diferentes partes del cuerpo humano.


Siguiendo el estudio de la conformación de las moléculas de agua, se puede afirmar que ellas se encuentran compuestas por dos átomos de hidrogeno y uno de oxigeno, lo cual permite llegar a la conclusión que aproximadamente el 70% del peso corporal del adulto no en mas que un gran numero de átomos de hidrogeno y oxigeno muy bien organizados en los diferentes compartimentos del cuerpo humano.


“Cerca del 60% del cuerpo humano adulto es liquido. Aunque la mayor parte de este líquido se encuentra en el interior de las células y se denomina liquido intracelular, casi un tercio se encuentra en los espacios externos a la célula y se denomina líquido extracelular. Este liquido extracelular esta en constante movimiento por todo el cuerpo”.6


Así mismo se menciona que del 10% al 20% de la masa celular esta formado por las proteínas, siendo así las estructuras más abundantes en el interior de la célula después del agua. Sus funciones son muy variadas y útiles para la célula, algunas funcionan como enzimas (intervienen en reacciones químicas), otras sirven de transporte a algunas sustancias, otras son responsables de la contracción muscular, otras forman sustancias protectoras para el organismo, otras intervienen en la coagulación de la sangre, otras conforman hormonas (sustancias especiales que intervienen en las funciones metabólicas del cuerpo humano), otras forman estructuras como lo son las membranas celulares y otras estructuras corporales; de igual manera hay unas proteínas especiales que son las encargadas de unirse a otras sustancias como lo son los carbohidratos y los grupos fosfatos, ricos en energía para contener la información genética pertinente para la regulación de las funciones celulares y la reproducción celular. Todas estas funciones son desempeñadas por las proteínas que no son más que un compuesto químico formado por átomos de carbono, hidrogeno, oxigeno, nitrógeno y uno que otro elemento químico que les da las características especiales y les permite la diversificación de las mismas para poder cumplir con el gran número de funciones que tienen a su cargo.


Un 2% de la masa celular se compone de lípidos o grasas que son compuestos químicos de diversos tipos que se caracterizan por se insolubles en agua, siendo así responsables de la formación de estructuras celulares como lo son las membranas celulares y la barreras membranosas intracelulares que delimitan los diferentes organelos intracelulares; además en otras formas pueden ser fuente de energía que se almacena en el interior celular y se utiliza si el cuerpo en un momento determinado lo necesita.


El 1% de la masa celular lo constituyen los carbohidratos o azucares, los cuales son compuestos químicos formados por átomos de carbono, hidrogeno y oxigeno, al igual que los lípidos, diferenciándose porque los lípidos tienen en su estructura química menor cantidad de oxigeno con relación al hidrogeno y al carbono contenidos en los carbohidratos. Los carbohidratos desempeñan una función estructural al unirse a algunas proteínas, son además fundamentales para la nutrición celular y la producción de energía necesaria para todos los procesos metabólicos celulares.


El 5% al 7% restante de la masa celular esta formada por las sales minerales que son fundamentales en el interior celular porque forman estructuras dentro de la célula como lo hace el calcio en las células óseas que forman el esqueleto; también se pueden encontrar en forma de iones, elementos químicos con carga positiva o negativa, que intervienen en las diferentes reacciones bioquímicas celulares que permiten el milagro de la vida, ya que la diferencia en la concentración de estas sustancias entre el interior y el exterior de la membrana celular es lo que genera algunos de los procesos que caracterizan a los seres vivos y que le dan las características funcionales propias de cada célula; de tal forma seria posible afirmar que cuando se rompe el equilibrio entre estos procesos y/o ellos no funcionan bien la célula se enferma y puede llegar a la muerte por la detención de los mismos; por tanto la vida esta determinada por el perfecto funcionamiento de los procesos físicos y químicos que ocurren en cada célula y la relación de ella con su entorno.


De lo hasta ahora mencionado es posible afirmar que el agua, los biocompuestos (proteínas, lípidos y carbohidratos) y las sales minerales están conformados por elementos químicos que siguen las leyes de la física y la química, y que son responsables de los procesos que dan origen a la vida, siendo estos procesos los mas complejos conocidos en los seres vivos. De estos elementos se ha establecido que el mas abundante en el cuerpo humano es el carbono, seguido del oxigeno, del hidrogeno, del nitrógeno, del calcio y del fósforo, en porcentajes descendentes respectivamente; también en el cuerpo humano se encuentran otros elementos en un menor porcentaje que el de los anteriores, entre los que encontramos el cloro, el azufre, el potasio, el sodio, el magnesio y el hierro; así mismo se encuentran en mínimas cantidades elementos como el cobre, el cobalto, el magnesio, el zinc, el yodo, el flúor, el bromo y el silicio que son importantes para el normal funcionamiento del cuerpo humano.


En el interior celular se pueden encontrar también en pequeñas cantidades otras sustancias conocidas como vitaminas que son importantes para los seres humanos porque intervienen en los diferentes procesos metabólicos celulares que contribuyen de forma importante al fenómeno de la vida.


Todo lo anterior obliga a dar un giro de 180 grados en el concepto de que es el hombre puesto que se deja de ver al hombre como una masa tangible que se encuentra presente en la tierra y que tiene un comportamiento social por naturaleza, y se lo comienza a ver como un conjunto de partilas indivisibles llamadas átomos, los cuales forman elementos químicos muy bien organizados por la Inspiración Divina de un Dios generoso que los une con paciencia formando los compuestos indicados, en el sitio preciso para conformar las diferentes partes de las células para conseguir una gran variedad de estas, que son organizadas morfológica y fisiológicamente de manera perfecta para constituir los diferentes tipos de tejidos que a su ves se unen y forman los órganos, que al ubicarse en el lugar correcto se relacionan con otros órganos con finalidades similares para realizar una función especifica conformando los diferente sistemas de órganos que hacen parte del cuerpo humano visible para todos los seres humanos.

Por ultimo se puede afirmar que el hombre es una compleja maquina bioquímica capaz de sentir placer y dolor, de crecer, desarrollarse, razonar, reproducirse y engendrar vida, lo cual solo es posible por la presencia de Dios como Creador de esta obra maravillosa y perfecta llamada hombre.


BIBLIOGRAFIA


Diccionario Medico Familiar. México: talleres de impresora y editora mexicana, S.A.1982. p 10-21

GUYTON, Arthur; HALL John E. Tratado de fisiología médica. 10 ed. México: Mc Graw Hill editores. 2003. p 3-44

NUEVA ENCICLOPEDIA TEMÁTICA PLANETA. Ciencias naturales. Colombia: Planeta Colombiana editorial s.a. 1991. P 88-110

LA SAGRADA Biblia. Génesis 2,7












[1] LA SAGRADA Biblia. Génesis 2,7
[2] Diccionario Medico Familiar. México: talleres de impresora y editora mexicana, S.A.1982. p 10
[3] Ibid., p.10
[4] GUYTON, Arthur; HALL, John E. Tratado de fisiología médica. 10 ed. México: Mc Graw Hill editores. 2003. p 11
[5] Diccionario Medico Familiar. México: talleres de impresora y editora mexicana, S.A.1982. p 18
[6] GUYTON, Arthur; HALL, John E. Tratado de fisiología médica. 10 ed. México: Mc Graw Hill editores. 2003. p 4









































Dentro del reino animal el hombre hace parte de la especie humana que a su vez presenta diversificación entre los mismos de la especie y permite que el hombre sea clasificado de acuerdo a sus características raciales con sus similares en grupos poblacionales mas pequeños y diversificados conocidos como razas, las cuales se distribuyen por todo el mundo y cumplen con parámetros típicos de una raza; estos grupos raciales a su vez se forman por individuos únicos e irrepetibles, capaces de relacionarse con los de su misma especie y todo lo que se encuentra a su alrededor, siendo gestor de cambios en la naturaleza por medio de su comportamiento social innato.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada